Celebración de la Palabra

Comentario de las lecturas

Celebrating the Word of God

Comentario de las lectura

6º domingo de tiempo ordinario – 17 de febrero de 2019 – Año C



Las Bienaventuranzas: Una Buena Noticia



 

Introducción

 
Quién tiene dinero para invertir, no confía en el primer lanzamiento de ventas que está en la calle. Solicita información, busca el asesoramiento de algunos expertos en economía, comprueba qué acciones están caídas y cuáles están aumentando, lo que da mayor fiabilidad y cuáles están a la venta. Sólo al final, después de una cuidadosa consideración de los riesgos, elige qué comprar.

 
Nuestra vida es un capital precioso que Dios ha puesto en nuestras manos y debe ser productivo. ¿Cuáles son los valores en juego? ¿Cuáles son las acciones que impulsarán el capital? Algunos tienen una gran demanda y la mayoría de las personas apuestan todo: éxito a cualquier costo, carrera, dinero, salud, gloria, la apariencia, la búsqueda del placer. ¿Será una elección correcta?

 
Otras acciones, en cambio, pierden valor: el servicio a los últimos sin ganancia, paciencia, resistencia, la renuncia a lo superfluo, la generosidad hacia los necesitados, la rectitud moral …. ¿Cómo se considera en nuestra cultura al que tiene estos valores: sabio, ingenuo, soñador, idealista?

 
Si tuviésemos muchas vidas, nos gustaría jugar una en cada apuesta, pero solo tenemos una vida irrepetible: no se nos permite cometer errores. El consejo de un experto confiable es esencial y urgente, pero existe el peligro inminente de elegir al asesor incorrecto. El dicho sabio siempre es correcto: “No confíes en nadie, ni siquiera en amigos”. Concéntrate en los valores que Dios garantiza.


* Para interiorizar el mensaje, repetiremos:
“Bienaventurado el que pone su esperanza en el Señor”.


 


Primera Lectura: Jeremías 17,5-8

 

17,5: Así dice el Señor: ¡Maldito quien confía en un hombre y busca apoyo en la carne, apartando su corazón del Señor! 17,6: Será matorral en la estepa que no llegará a ver la lluvia, habitará un desierto abrasado, tierra salobre e inhóspita. 17,7: ¡Bendito quien confía en el Señor y busca en él su apoyo! 17,8: Será un árbol plantado junto al agua, arraigado junto a la corriente; cuando llegue el calor, no temerá, su follaje seguirá verde, en año de sequía no se asusta, no deja de dar fruto. – Palabra de Dios

 
La lectura comienza con una declaración aguda, pero también desconcertante: Maldito quien confía en un hombre

 
Existe mucha desconfianza en el mundo; ¡somos muy sospechosos y desconfiamos! La dolorosa experiencia de traición, infidelidad e intrigas implementada a veces por personas y amigos desprevenidos nos lleva a decir que ‘confiar es bueno, pero no confiar es mejor’. Imaginamos motivos ulteriores, a desconfiar de proyectos egoístas ocultos incluso detrás de las propuestas más sinceras y desinteresadas. ¿Nos invita Jeremías quizás a ser más cautelosos, a estar aún más en guardia?

 
Este no es el significado de la recomendación del Profeta. Él quiere darnos un criterio de vida y sabiduría. No pongas, nos dice, tu confianza en los valores propuestos por las personas. Quien lo hace es como un arbusto plantado en lugares secos, en una tierra de sal donde ningún arbusto puede crecer y desarrollarse. El mundo basado en estos pseudo valores es como un desierto inhabitable; es un lugar donde no se puede desarrollar la vida social, donde es imposible vivir.

 
La segunda parte de la lectura (vv. 7-8) describe al hombre bendito, el que conduce las acciones correctas, aquellas garantizadas por Dios. Es como un árbol plantado por las fuentes de agua. Incluso durante una sequía mantiene las hojas verdes, produce frutos sabrosos.

 
Quien juega su vida en valores propuestos por personas es maldito. No significa que Dios lo castigará, sino que se arruina al enfocarse en los valores equivocados. El profeta encuentra que la vida basada en las propuestas de las personas termina con un desastre: de todos los bienes a los que se ha dedicado mucho tiempo, esfuerzo, sacrificios, nada quedará. Todo se consumirá cuando “el fuego muestre el trabajo de cada uno” (1 Cor 3,13).

 
En cambio, quien basa su vida en Dios, cree en los valores propuestos por él, aunque a los ojos de las personas, aparece como un fracaso … ¡es una bendición! No se dice que recibirá un premio, pero ha asegurado la vida.

 
El bien hecho, el amor sembrado, la paz que uno ha construido se mantendrá para siempre. “Un crisol para la plata y un horno para el oro, pero el Señor es el probador de los corazones” (Pro 17,3) y, al final, lo que importa es su juicio.



Segunda Lectura: Hebreos 2,14-18

2,14: Ahora bien, si se proclama que Cristo resucitó de la muerte, ¿cómo algunos de ustedes dicen que no hay resurrección de muertos? 2,15: Y nosotros resultamos ser testigos falsos de Dios, porque testimoniamos contra Dios diciendo que resucitó a Cristo siendo así que no lo resucitó, ya que los muertos no resucitan. 2,16: Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. 2,17: Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria, y sus pecados no han sido perdonados, 2,18: y los que murieron como cristianos perecieron para siempre. 2,19: Si hemos puesto nuestra esperanza en Cristo sólo para esta vida, somos los hombres más dignos de compasión. 2,20: Ahora bien, Cristo ha resucitado de entre los muertos, y resucitó como primer fruto ofrecido a Dios, el primero de los que han muerto. – Palabra de Dios

 
Para los corintios, la resurrección de Jesús no es un problema. Están firmemente convencidos de esto. Sin embargo, la resurrección de las personas lo es. En este punto, Pablo quiere que los cristianos tengan una idea clara: “Si los muertos no resucitan, dice, ni siquiera Cristo resucitó” (v. 16). Y si Cristo no resucita, las consecuencias son dramáticas: la fe permanece sin ningún fundamento. Los que murieron creyendo en Cristo están perdidos para siempre. Desaparecieron y es como si nunca hubieran existido. ¿Y qué hay de los cristianos que siguen vivos? Solo merecen ser compadecidos porque no disfrutan ni siquiera los placeres de la vida, como hacen los paganos. Evidentemente, Pablo exagera un poco porque, en realidad, hay muchos que llevan vidas austeras incluso sin creer en la resurrección. El hecho permanece: si Cristo no resucita, los cristianos son engañados.

 
Para explicar mejor su propia idea, el apóstol recurre a la imagen de los primeros frutos. Los primeros frutos no son algo diferente del resto de la cosecha; son solo el comienzo. Cristo es como el primer fruto de los resucitados; todas las demás personas que murieron después de él lo siguen y comparten su destino.

 
Todos nosotros hemos conocido personas muy buenas y generosas que se comportan de manera ejemplar a pesar de que no creen en la otra vida. No hay duda de que estos serán bienvenidos en la casa del Padre, más aún, irán por delante de muchos cristianos que solo tienen el nombre de cristiano. Ahora, si estas personas ya se están comportando bien, ¿por qué molestarlas, por qué anunciarles la resurrección, por qué hablarles de la vida eterna?

 
El Evangelio no es un códice de leyes como, por desgracia, algunos continúan creyendo que deben observarse, sino es un anuncio de alegría por lo que Dios ha hecho por nosotros. No es correcto que uno viva en la ignorancia de las grandes noticias que respecta a Dios. Hay que decirlo inmediatamente: “Dios tiene un plan de amor para ti; disfrutarás de su salvación; vienes de la nada, pero no volverás a la nada otra vez. Naces de un gesto de amor y estás destinado a un encuentro con el Amor”. Todos deben saber que la vida en este mundo es una gestación que nos prepara para el nacimiento de una nueva forma de vida. Esta esperanza evalúa todo lo que sucede en esta vida (alegrías, tristezas, fortunas y desgracia) en una perspectiva completamente nueva.



 

Evangelio: Lucas 6,17.20-26

6,17: Bajó con ellos y se detuvo en un llano. Había un gran número de discípulos y un gran gentío del pueblo, venidos de toda Judea, de Jerusalén, de la costa de Tiro y Sidón. 6,20: Dirigiendo la mirada a los discípulos, les decía: Felices los pobres, porque el reino de Dios les pertenece. 6,21: Felices los que ahora pasan hambre, porque serán saciados. Felices los que ahora lloran, porque reirán. 6,22: Felices cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y desprecien su nombre a causa del Hijo del Hombre. 6,23: Alégrense y llénense de gozo, porque el premio en el cielo es abundante. Del mismo modo los padres de ellos trataron a los profetas. 6,24: Pero, ¡ay de ustedes, los ricos, porque ya tienen su consuelo!; 6,25: ¡ay de ustedes, los que ahora están saciados!, porque pasarán hambre; ¡ay de los que ahora ríen!, porque llorarán y harán duelo; 6,26: ¡ay de ustedes cuando todos los alaben! Del mismo modo los padres de ellos trataron a los falsos profetas. – Palabra del Señor

 
A todos nos gustan los cumplidos. Los de personas prestigiosas, poderosas e ilustres son particularmente apreciados.

 
Jesús también dirige sus cumplidos (“bendito” significa: “Felicitaciones por la elección que has hecho”). Las dirige a cuatro categorías de personas y advierte contra otras opciones opuestas y peligrosas porque son atractivas y aparentemente gratificantes.

 
Los rabinos de la época de Jesús a menudo usaban la forma literaria de las bienaventuranzas y las maldiciones.

 
Para inculcar valores sobre los que vale la pena construir la vida, dicen: “Bendito sea él … “, y para advertir contra las propuestas engañosas e ilusorias que en cambio usan la expresión: “¡Ay de quien se comporte de una u otra manera!” Jeremía –lo escuchamos en la primera lectura– también usa el mismo lenguaje de sabiduría; habla de benditos y de malditos. Siendo esta la forma de comunicación utilizada por los sabios en Israel, no es de extrañar que en los Evangelios se encuentren decenas de beatitudes y amenazas repetidas. Recordamos algunas de estas bienaventuranzas: “Bienaventurada la que creyó” (Lc 1,45); “Bendito el vientre que te llevó” (Lc 11,27); “Bienaventurados los siervos que el maestro a su regreso encuentra aún despiertos” (Lc 12,37); “Bienaventurados los que creerán aun sin ver” (Jn 20,29); “Cuando hagas banquetes, invita a los pobres, a los discapacitados, a los cojos, a los ciegos, y serás bendecido” (Lc 14,13-14); “Bienaventurado el que no se escandaliza de mí” (Mt 11,6); “Bienaventurados sus ojos, que ven” (Mt 13,16).

 
Estas pocas citas son suficientes para probar cómo, en tiempo de Jesús, era común el recurso a las bienaventuranzas para transmitir una enseñanza.

 
Las bienaventuranzas más notables son las de Mateo (Mt 5,1-12) y las de Lucas (Lc 6,20-26) que se proponen en el Evangelio de hoy. Vale la pena señalar las principales diferencias entre estas dos listas.

 
En Mateo, Jesús proclamó las Bienaventuranzas sentado en la cima de una montaña (Mt 5,1), mientras que en Lucas las anuncia en una llanura (Lc 6,17) y este es un detalle menor. El hecho de que en Mateo hay ocho bienaventuranzas, mientras que en Lucas solo hay cuatro y están acompañadas por muchos “¡Ay de ti!” que es más significativo.

 
Mateo “espiritualiza” las bienaventuranzas. Habla de “… los pobres de espíritu”, de personas que “tienen hambre y sed de justicia…” En Lucas, las bienaventuranzas son bastante “terrestres”. Dice: “Bienaventurados ustedes, pobres, ustedes que tienen hambre ahora, tú que ahora lloras ” y denuncia como peligrosas las situaciones opuestas: “¡Ay de ti que eres rico, para ti que estás lleno ahora, tú que ríes ahora! “Nada” espiritual”. En Lucas, todo es muy real.

 
Ahora llegamos al pasaje de hoy. Para entenderlo, es necesario establecer a quién se dirigen las bienaventuranzas. “Había una gran multitud de sus discípulos y una gran multitud de personas … levantó la vista hacia sus discípulos y dijo: “Bienaventurados ustedes, pobres…” (vv. 17-20). Está claro que los destinatarios de las “bienaventuranzas” y el subsiguiente “ay de ti” no son para la multitud, sino solo para los discípulos y, en última instancia, para la comunidad cristiana.

 
Comencemos con la primera bienaventuranza: ¡Felices los pobres!

 
¿En qué sentido Pedro, Andrés, Juan y los otros apóstoles son considerados pobres? Ciertamente, no son ricos, ni miserables. Poseen una casa y un barco; muchas personas están en peor situación. ¿Por qué son los únicos que son proclamados bienaventurados? ¿Qué cosa extraordinaria han hecho?

 
Para entender el significado de esta bienaventuranza, podemos comenzar desde el último versículo del Evangelio del domingo pasado. Después de la captura milagrosa de peces, Jesús le confía a Simón la tarea de sacar a los hombres de la muerte y darles vida. Lucas concluye: “Tiraron de sus botes a tierra, dejaron todo y lo siguieron” (Lc 5,11). Un poco más tarde, en el mismo capítulo, se narró otra llamada, la de Levi, y la conclusión es la misma: “Y dejando todo, se levantó y lo siguió” (Lc 5,28).

 
En el Evangelio de Lucas, dejar todo se toma como una especie de refrán, al final de cada llamada: “Vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres”: Jesús le dice al rico aristócrata (Lc 18,22).

 
Esta pobreza voluntaria no es algo opcional, no es un consejo reservado para algunos que quieren comportarse como héroes o ser mejores que los demás. Es lo que caracteriza al cristiano: “Cualquiera de ustedes que no renuncia a todas sus posesiones no puede ser mi discípulo” (Lc 14,33).

 
¿Cómo privarse de todos los bienes? ¿Deben tirar por la ventana lo que tienen, con el riesgo de que acaben en manos de holgazanes, y reducirse a la miseria, convirtiéndose en mendigos? Sería una interpretación tonta y sin sentido de las palabras de Jesús. Nunca despreciaba la riqueza, nunca los invitaba a destruirla. Denunció, sí, los riesgos y peligros: el corazón se puede unir a ella y puede convertirse en un obstáculo insuperable para aquellos que quieren entrar en el reino de Dios (Lc 18,24-25). Los bienes de este mundo son preciosos, esenciales para la vida, pero deben mantenerse en su lugar, ay si los sobreestimamos o, peor aún, los convertimos en ídolos.

 
El que, iluminado por la palabra de Cristo, da a los bienes su valor apropiado, es pobre en el sentido evangélico. Los aprecia, los estima; sabe que son un regalo de Dios. Precisamente porque son un regalo, uno no debería apropiarse de ellos. Se da cuenta de que no le pertenecen, que solo es un administrador y los invierte de acuerdo con los planes del maestro. Recibió todo como regalo, los transforma como regalo.

 
Pobre en el sentido evangélico es aquel que no posee nada para sí mismo, que abandona la adoración del dinero, rechaza el uso egoísta de su tiempo, de sus capacidades intelectuales, erudición, diplomas, posición social… Es alguien que imita al Padre del cielo que, aunque lo posee todo, es infinitamente pobre porque no guarda nada para sí mismo; es un total regalo.

 
El ideal del cristiano no es la pobreza, sino un mundo de pobres evangélicos, un mundo donde nadie acumula para sí mismo, nadie desperdicia, y cada uno pone a disposición de los hermanos todo lo que ha recibido de Dios. “¡Felices los pobres!” no es un mensaje de resignación, sino de esperanza, esperanza en un mundo nuevo donde nadie pasa necesidad (Hch 4,34).

 
La promesa que acompaña a esta bienaventuranza no se refiere a un futuro lejano, no garantiza la entrada al cielo después de la muerte, sino que anuncia un gozo inmediato: “El reino de Dios les pertenece“. Desde el momento en que uno elige ser y permanecer pobre, entra al “Reino de Dios”, en una nueva condición.

 
Los que no dan este paso decisivo siguen pensando según la lógica terrenal. Tienen el corazón atado a la riqueza que tienen y han depositado en ella sus esperanzas de felicidad. No son libres …. Aun no son felices.

 
Solo los verdaderos discípulos son bendecidos porque entendieron que la vida humana no depende de los bienes que poseen y, al no tener el corazón atado al “dinero”, también pueden abrirlo a la salvación que va más allá de este mundo.

 
¿Cuáles son las consecuencias de la elección de la pobreza evangélica? ¿Qué deben esperar los discípulos que renuncian al uso egoísta de la riqueza?

 
Jesús responde a estas preguntas con la segunda bienaventuranza: “Felices los que ahora pasan hambre, porque serán saciados” (v.21).

 
Ninguna ilusión, ningún engaño, ninguna promesa de una vida fácil, rica y cómoda. El hambre real, no la espiritual, será la consecuencia inevitable para aquellos que ponen todo lo que tienen al servicio de los demás. Ellos experimentarán la pobreza, las dificultades y las privaciones; a veces les faltará lo necesario, pero serán bendecidos.

 
Jesús les responde a sus cumplidos y les asegura: “El Señor te llenará”. A través de ti, Dios construirá el nuevo mundo en el que toda hambre, cada necesidad será satisfecha; a través de ti, Dios preparará un banquete para todos aquellos que no tienen el mínimo requerido para la subsistencia (Is 25,6-8), a través de ti él “satisfará a sus pobres con pan” (Sal 132,15), “dará alimento a los hambrientos” (Sal 146,7).

 
La tercera bienaventuranza, “Felices los que ahora lloran, porque reirán” también toma en consideración un estado de angustia y dolor (v. 21). Quien se hizo pobre experimenta tristeza y desesperación porque, a pesar de todos sus sacrificios y compromisos, no ve resueltos de manera inmediata y milagrosa los problemas de los pobres. Experimenta la decepción e incluso llega al punto de llorar.

 
Dios los consolará transformando su grito en gozo. Las semillas del bien que él arroja en dolor crecerán y darán abundante fruto (Sal 126,6). Su condición es similar a la de la mujer que está a punto de dar a luz “está afligida, pero cuando ella ha dado a luz al niño, ya no recuerda la angustia, por la alegría que un hombre ha venido al mundo” (Jn 16,21).

 
La última bienaventuranza: “Felices cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y desprecien…”, es diferente de los anteriores. Es más larga, no describe la condición actual de los discípulos, sino que anuncia que algo doloroso sucederá en el futuro; no contiene la promesa de una reversión de la situación, sino que los invita a regocijarse y regocijarse incluso cuando se convierten en objeto de hostigamiento debido al Hijo del Hombre (vv.22-23).

 
Quien se niega a cumplir con los principios que dominan en este mundo –los del egoísmo, la competencia, la opresión, la búsqueda del interés propio– es combatido y prohibido como peligroso para el orden establecido. El mundo antiguo no se resigna a desaparecer, no consiente en entregar pacíficamente el paso a una sociedad fundada en los principios del don gratuito, la disponibilidad del servicio desinteresado, la búsqueda del último lugar. Quien opta por este nuevo mundo está en desacuerdo con la mentalidad compartida por muchos y es inmediatamente aislado y perseguido. La aprobación y el consentimiento de las personas es un signo negativo. La persecución es el destino que todos los justos comparten: los profetas del Antiguo Testamento fueron tratados de esa manera.

 
El discípulo no es feliz “a pesar” de la persecución; no se regocija porque un día el sufrimiento terminará y en el futuro disfrutará de una recompensa en el cielo. Él es feliz en el preciso momento en que es perseguido. La persecución, de hecho, es la prueba irrefutable de que está siguiendo al Maestro. Los cuatro males no añaden nada a este mensaje; simplemente reafirman, de manera negativa, las bienaventuranzas.

 
Están dirigidos a los discípulos para advertirles sobre el peligro que aún se cierne sobre ellos de dejarse engañar por la “lógica de Satanás”, por los principios de este mundo.

 
Quien comienza a adorar la cuenta bancaria y la carrera, piensa en los propios intereses, se pierde detrás de los halagos y la seducción por la riqueza, quien acumula para sí mismo y despilfarra, mientras que otros lloran y mueren de hambre, es “maldito”. No es que Dios lo odie o lo castigue. Él es “maldito” porque ha tomado la decisión equivocada. Se colocó fuera del “Reino de Dios”. Recibe la alabanza y los cumplidos de las personas, pero no los de Dios.




Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy: http://www.bibleclaret.org/videos



Fernando Armellini


P. Fernando Armellini es un misionero italiano experto en biblia. Con su permiso, hemos comenzado a traducir del italiano sus Reflexiones Dominicales con comentarios a las tres lecturas.

February 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 1 2 3



Sunday Reflection


Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy