Celebrating the Word of God

Comentario de las lectura

13º Domingo del Tiempo Ordinario, 2 de Julio 2017, Año A

Quien tiene un corazón grande no está contento con una casa pequeña

Introducción

 
El término casa en hebreo significa no sólo el edificio, sino también a la familia, célula de la sociedad en la que, sobre todo en los tiempos antiguos, la persona encontraba albergue, se sentía acogida y protegida.

 
De esta doble casa la persona no puede prescindir: “Son esenciales para la vida agua, pan, casa y un vestido para cubrir la desnudez” (Eclo 29,21), por lo que en la hospitalidad de Oriente Medio siempre ha sido sagrada, como lo atestiguan las recomendaciones insistentes de la Biblia: “Practiquen la hospitalidad mutua sin quejarse” (1 Pe 4,9); “No olviden la hospitalidad, por la cual algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles” (Heb 13,2).

 
Quién quiere comenzar una nueva familia necesita sin embargo el desapego de la propia casa: “El hombre abandona padre y madre, se junta a su mujer” (Gen 2,24). Es un abandono que conduce a una reunión destinada a dar continuidad a la vida.

 
Incluso un día a Jesús abandonó la seguridad que tenía en el hogar de Nazaret: “Las zorras tienen madrigueras, las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene donde recostar la cabeza” (Mt 8,20); también dejó la familia: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”. Luego extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos” (Mt 12,48-50).

 
A aquellos que quieren seguirlo les pide la misma disponibilidad: el coraje para tomar un descanso y tomar vuelo hacia una realidad superior, que se introducirá en un nuevo hogar, una nueva familia, la de los hijos de Dios.

 
* Para interiorizar el mensaje, repetiremos: 
“El discípulo es Jesús que llama a nuestra puerta y pide hospitalidad”.


 


Primera Lectura: 2 Reyes 4,8-11.14-16ª

 

Un día pasó Eliseo por Sunán. Había allí una mujer rica que le obligó a comer en su casa; después, siempre que él pasaba, entraba allí a comer. 4,9: Un día dijo la mujer a su marido: Mira, ése que viene siempre por casa es un santo hombre de Dios. 4,10: Si te parece, le haremos en la azotea una pequeña habitación; le pondremos allí una cama, una mesa, una silla y un candil, y cuando venga a casa, podrá quedarse allí arriba. 4,11: Un día que Eliseo llegó a Sunán, subió a la habitación de la azotea y durmió allí. 4,14: Pero Eliseo insistió: ¿Qué podríamos hacer por ella? Guejazí comentó: Qué sé yo. No tiene hijos y su marido es viejo. 4,15: Eliseo dijo: Llámala. La llamó. Ella se quedó junto a la puerta 4,16: y Eliseo le dijo: El año que viene por estas fechas abrazarás a un hijo. – Palabra de Dios

 
En una pendiente siempre soleada, donde la colina del monte Moré desciende a la fértil llanura de Esdrelón, favorecido por una fuente abundante de agua, se erigió, desde la antigüedad, la ciudad de Sunán. Fue famosa principalmente porque allí acamparon los filisteos antes de vencer a Saúl (1 Sam 28,4) y por ser el lugar de nacimiento de Abisag, la mujer joven y atractiva que le llevaron al viejo David (1 Reyes 1,3). En tiempos de Eliseo, Sunán fue habitada por ricos terratenientes y en la casa de uno de ellos que va a tener lugar el episodio narrado en la lectura.

 
El profeta, que solía pasar por esta ciudad, se hizo amigo de una pareja casada, ya entrada en años y sin hijos. Fue especialmente la señora de edad avanzada que albergaba estima y afecto por el hombre de Dios. Sabiendo que venía de muy lejos y que estaba sin hogar y sin familia, sintió una gran ternura hacia él; compartió su misión y le dio la bienvenida con la amabilidad de una madre. De acuerdo con su marido había construido para él una pequeña habitación en la planta superior, había colocado una cama, una mesa, una silla y una lámpara.

 
La señora, obviamente lo suficientemente rica, podía simplemente dar un poco de dinero a Eliseo, y luego dejarlo ir en su camino. En su lugar –y esto es lo que hay que señalar– no se limita a darle un poco de ayuda, le dio la bienvenida en su casa, quería que se sintiera un miembro de su familia.

 
Agradó a Dios el gesto de esta mujer y para demostrarle lo mucho que apreciaba su solidaridad con el profeta y qué bendiciones que se reserva para los que trabajan con los que anuncian su palabra, le fue concedido el gozo más grande que podría aspirar: le dio un hijo.

 
Eliseo representa a los apóstoles que, aún hoy en día, dejan su tierra, la familia, una vida rica y pacífica optando por dedicarse totalmente al servicio de Dios y el evangelio. Más que del apoyo material, ellos necesitan escuchar la presencia de personas amigas que comparten sus ideales, de personas que, especialmente en los momentos de dificultad, desaliento y soledad, están a su lado y saben cómo sostenerlos y estar cerca.






Segunda Lectura: Romanos 6,3-4.8-11

Hermanos: ¿No saben que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? 6,4: Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo resucitó de la muerte por la acción gloriosa del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva. 6,8: Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él. 6,9: Sabemos que Cristo, resucitado de la muerte, ya no vuelve a morir, la muerte no tiene poder sobre él. 6,10: Muriendo murió al pecado definitivamente; viviendo vive para Dios. 6,11: Lo mismo ustedes, considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús. – Palabra de Dios

 
El bautismo era un rito muy común en la época de Jesús. Muchos fueron bautizados de los que siguieron al Bautista, quienes renunciaban al paganismo y elegían la religión de Israel, los que entraban en una secta religiosa e incluso los esclavos a los que sus anfitriones concedían la libertad. Era un gesto que significaba un cambio radical de la vida: una muerte al pasado y un renacimiento.

 
Incluso el bautismo cristiano tiene básicamente el mismo significado. Se lo entiende mejor si se considera que, en la Iglesia primitiva, eran en su mayoría adultos los que, en la Vigilia Pascual, eran bautizados. Se trataba de paganos, con inmersión en un baño, tenían la intención de enterrar a un pasado marcado por la violencia, el odio, el adulterio, el robo, la corrupción, la inmoralidad y, levantándose del agua, demostraron ser personas nuevas, listas para seguir el camino de Cristo.

 
Las aguas de la fuente bautismal se consideraban las aguas del seno de la comunidad que generaba nuevos hijos de Dios.

 
Por lo tanto, así se entiende mejor lo importante que dice Pablo es esta lectura: “Por el bautismo fuimos sepultados con Cristo en la muerte, para que podamos caminar en novedad de vida” (v. 4). El paso de la muerte a la vida fue primeramente hecho por Cristo, entonces, y detrás de él, todos los discípulos.

 
En el último versículo, el Apóstol indica las consecuencias prácticas de este evento: si el bautismo es el día de renacimiento, marca también el comienzo de una nueva vida moral; el cristiano no puede seguir haciendo las acciones de antes, debe considerarse “muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús” (v. 11).




Evangelio: Mateo 10,37-42

En aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles: Quien ame a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; quien ame a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí. 10,38: Quien no tome su cruz para seguirme no es digno de mí. 10,39: Quien se aferre a la vida la perderá, quien la pierda por mí la conservará. 10,40: El que los recibe a ustedes a mí me recibe; quien me recibe a mí recibe al que me envió. 10,41: Quien recibe a un profeta por su condición de profeta tendrá paga de profeta; quien recibe a un justo por su condición de justo tendrá paga de justo. 10,42: Quien dé a beber un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por su condición de discípulo, les aseguro que no quedará sin recompensa. – Palabra del Señor

 
En el segundo de los cinco discursos de Jesús que se encuentra en el Evangelio de Mateo se desarrollan temas relacionados con el envío de los discípulos en misión. Hoy se presenta el último.

 
En la primera parte (vv. 37-39) se presentan en toda su crudeza, las exigencias del seguimiento. Se solicita la renuncia de una radicalidad inaudita y sin precedentes, y como si esto fuera poco, cada una va acompañada de graves y drásticas declaraciones, marcadas con el estribillo, ¡no es digno de mí! Ningún rabino ha exigido tanto a los que le seguían y quizá por eso un día los judíos preguntaron a Jesús: “¿Por quién te tienes?” (Jn 8,53).

 
Lo primero que exige del discípulo que él llama es el despego radical de sus afectos más íntimos y naturales, como el amor por los padres y los hijos.

 
Su petición debe ser colocado en el contexto de las imágenes paradójicas utilizadas en la última parte del discurso. Había dicho que no vino a traer paz, sino espada (Mt 10,34).

 
Después de haber declarado bienaventurados los pacíficos (Mt 5,9) y haber invitado a amar a nuestros enemigos (Mt 6,44), Jesús ciertamente no puede incitar a la agresión física hacia los enemigos. La espada que causa divisiones y conflictos es su palabra, lo que el autor de la carta a los hebreos llama “viva y eficaz y más cortante que espada de dos filos; penetra hasta la separación de alma y espíritu, articulaciones y médula, y discierne sentimientos y pensamientos del corazón” (Heb 4,12). Es la espada a la que se refería a Simeón en la profecía hecha a María (Lc 2,35).

 
Jesús no tiene la intención de negar la Torá de Moisés, que manda honrar al padre y a la madre, de hecho, ha reiterado varias veces el mandamiento (Mt 15,4), sin embargo, es consciente de que él había venido para que “todos en Israel o caigan o se levanten; será signo de contradicción y así se manifestarán claramente los pensamientos de todos” (Lc 2,34-35). Él sabe que su palabra causará malentendidos, conflictos y tensiones dentro de las mismas familias.

 
Mateo escribió su Evangelio en tiempo de persecución. Los discípulos han hecho la experiencia de que, a menudo, al permanecer fieles a Cristo, tuvieron que aceptar incluso la ruptura de los lazos con las personas más queridas. Los rabinos habían tomado la decisión de expulsar a las sinagogas, a excluir del pueblo elegido, a los que consideraban a Jesús el Mesías; habían ordenado que los que se adhirieran a la fe cristiana, considerada herética, fueran repudiadas por sus familias. Las consecuencias de esta exclusión fueron graves y dolorosas, no sólo desde el punto de vista emocional, sino también social y económicamente.

 
Jesús exige del discípulo el coraje de permanecer sin apoyo, sin protección y sin seguridad material para el bien de su Evangelio; luego continúa con otro pedido, aún más dramático: la disponibilidad no sólo para perderlo todo, sino también a renunciar a su vida.

 
La imagen de la cruz se refiere a las consecuencias inevitables que enfrentan aquellos que quieren vivir de acuerdo a los dictados del Evangelio: como el Maestro, se enfrentarán a la cruz, es decir, la hostilidad del mundo. Aunque no acaben en el martirio, deberán darla en un auto-sacrificio constante y generoso.

 
“Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron” (Jn 1,11). Es la respuesta de la persona a la solicitud de la hospitalidad pedida por Dios. Es un destino que le tocó a Jesús (Lc 9,53), y esto es lo que le espera a los discípulos enviados por él (Mt 10,14).

 
En la segunda parte del texto (vv. 40-42) se encuentra una promesa extraordinaria para aquellos que aceptan a los predicadores del evangelio.

 
“El que los recibe a ustedes a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe al que me envió” (v. 40). No se trata simplemente de la hospitalidad material, como la ofrecida por la mujer de Sunán a Eliseo, sino de la aceptación del mensaje el mensaje. Decían los rabinos: “El enviado por un hombre es como si fuera el mismo hombre”. Jesús tenía la intención de afirmar la autoridad conferida por él a sus discípulos: en las palabras del discípulo resuena la voz del Maestro y, a través de él, la del Padre.

 
Es en este punto cuando volvemos al tema introducido en la primera lectura. El que recibe al profeta, por el hecho de ser un profeta, recibirá la recompensa de un profeta. Incluso un simple gesto de amor como ofrecer un vaso de agua fresca para un discípulo, aunque sea un gesto pequeño, sin apariencia, sin títulos de prestigio, no se quedará sin recompensa.

 
No todo el mundo ha recibido de Dios la misma calidad y los mismos dones. Sin embargo, de diferentes maneras, pero con la misma generosidad, todo verdadero creyente está llamado a dar su contribución y su apoyo a los que se dedican directamente a la proclamación de la palabra de Dios. Incluso antes de que la ayuda material estas personas necesitan sentir que sus esfuerzos son apreciados por los hermanos de la fe y que se asimila su mensaje.

 
Esta recepción ha de ser hecha de una manera especial con los que han dejado un “hogar”, dejaron de construir una familia, no para escapar, para vivir aislados y lejos del mundo, sino para pertenecer a todas las familias, para estar totalmente disponible para Cristo y los hermanos. ¿Cómo se puede valorar su servicio? ¿Cómo se insertan en nuestra comunidad? ¿Cada familia los considera miembros o los considera extraños? ¿Como se expresa la gratitud hacia el trabajo que desempeñan con generosidad?




Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy: http://www.bibleclaret.org/videos



Fernando Armellini


P. Fernando Armellini es un misionero italiano experto en biblia. Con su permiso, hemos comenzado a traducir del italiano sus Reflexiones Dominicales con comentarios a las tres lecturas.

August 2017
Mo Tu We Th Fr Sa Su
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3



Sunday Reflection


Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy

$(document).on('click', '[data-toggle="lightbox"]', function(event) { event.preventDefault(); $(this).ekkoLightbox(); });