Celebrating the Word of God

Comentario de las lectura

7º domingo de tiempo ordinario – 24 de febrero de 2019 – Año C



¿Qué Haces Gratis?



 

Introducción

 
Ernesto dice, frente a sus colegas en la escuela: “Respeto a todos, pero si secuestran a mi hijo, ciertamente mataré a los responsables”.

 
José es un empleado; un día llega a su casa molesto de ira por la injusticia sufrida y confiesa a su esposa: “¡Tengo que hacerle pagar a Luis! Cuando necesite un favor, tendrá que pedirme de rodillas y lo haré esperar hasta cuando yo quiera”.

 
El joyero Jorge fue robado tres veces por ladrones y también fue amenazado de muerte; ahora tiene un arma a mano para defenderse.

 
Vamos a evaluar estas tres actitudes.

 
Todos estamos de acuerdo en considerar que Ernesto, José y Jorge no son malos: no atacan a los que hacen el bien, simplemente reaccionan contra los que hacen el mal. La violencia, las represalias y la venganza tienen su propia lógica y pueden justificarse.

 
Tal vez no compartimos la forma en que intentan restaurar la justicia, pero el objetivo al que apuntan los tres no es el mal. Solo quieren castigar y disuadir a quienes cometen acciones reprensibles. Podríamos decir que solo son personas: responden bien con el bien y con el mal a lo que es malo. ¿Pero es suficiente ser considerado cristiano por ser justo?

 
Quien se transforma interiormente por el amor y por el Espíritu de Cristo va más allá de la lógica de las personas y coloca en el mundo un nuevo signo: el amor hacia aquellos que no lo merecen.


* Para interiorizar el mensaje, repetiremos:
“Ama a tus enemigos, para ser hijos de tu Padre que está en el cielo”.


 


Primera Lectura: 1 Samuel 26,2.7-9.12-13.22-23

 

26,2: En aquellos días, Saúl emprendió la bajada hacia el desierto de Zif, con tres mil soldados israelitas, para dar una batida en busca de David. 26,7: David y Abisay llegaron de noche al campamento. Saúl estaba echado, durmiendo en medio del cercado de carros, la lanza hincada en tierra a la cabecera. Abner y la tropa estaban echados alrededor. 26,8: Entonces Abisay dijo a David: Dios te pone el enemigo en la mano. Voy a clavarlo en tierra de una lanzada; no hará falta repetir el golpe. 26,9: Pero David le dijo: ¡No lo mates, que no se puede atentar impunemente contra el ungido del Señor! 26,12: David tomó la lanza y el jarro de agua de la cabecera de Saúl y se marcharon. Nadie los vio, ni se enteró, ni despertó; estaban todos dormidos, porque los había invadido un letargo enviado por el Señor. 26,13: David cruzó a la otra parte, se plantó en la cima del monte, lejos, dejando mucho espacio en medio. 26,22: David respondió: Aquí está la lanza del rey. Que venga uno de los jóvenes a recogerla. 26,23: El Señor pagará a cada uno su justicia y su lealtad. Porque él te puso hoy en mis manos, pero yo no quise atentar contra el ungido del Señor. – Palabra de Dios.


David no se dejó ablandar ante los enemigos ni olvidó el mal que le habían hecho (1 K 2,1-9). Él cometió muchos crímenes; ensució sus manos derramando mucha sangre (1 Cr 22,8), pero el episodio narrado en la lectura de hoy muestra que en él había sentimientos nobles y generosos.


Aquí está el hecho: Saúl lo está persiguiendo y, por la noche, acampa en el desierto de Zif. David lo ve y decide encontrarse con él. La aventura es arriesgada, pero Abisay su sobrino, un guerrero valiente, ofrece acompañarlo. Los dos llegaron al campamento de Saúl y lo encontraron dormido en medio de los soldados. Abisay propone ahora su solución, correcta, sacrosanta, de acuerdo con el razonamiento de la gente: “Voy a clavarlo en tierra de una lanzada; no hará falta repetir el golpe” (v. 8).


David no lo escucha; elige el perdón: “No le hagas daño, le dice a su sobrino, porque es el ungido del Señor” (v. 9).


Aquí nos enfrentamos a dos formas de pensar opuestas. El primero, el de Abisay, está dictado por la lógica humana que apunta a atacar, a destruir a quienes han hecho el mal y puede seguir siendo un peligro para la sociedad. El segundo, el de David, es el perdón incondicional.


Jesús, como veremos en el Evangelio de hoy, dará otro paso adelante: nos invitará a ir más allá del mismo perdón. Exigirá a sus discípulos que no solo no hagan daño al enemigo, sino que tomen la iniciativa de reunirse con él para ayudarlo a salir de su condición. La elección del perdón hecha por David ya es un paso significativo hacia el amor del enemigo que es predicado por el Maestro.


¿Por qué es perdonado Saúl? Es porque –dice David– a pesar de ser culpable, permanece para siempre como el ungido del Señor. Por la misma razón, incluso los peores criminales no pueden ser sometidos a tratos inhumanos o degradantes, ni ser asesinados. Deben ser amados y ayudados a recuperarse porque son y seguirán siendo ungidos del Señor, uno en quien la imagen de Dios está marcada de manera indeleble, aunque se estropee.



Segunda Lectura: 1 Corintios 15,45-49

15,45: Hermanos: el primer hombre, Adán, se convirtió en un ser vivo; el último Adán se hizo un espíritu que da vida. 15,46: No fue primero el espiritual, sino el natural, y después el espiritual. 15,47: El primer hombre procede de la tierra y es terreno, el segundo hombre procede del cielo. 15,48: El hombre terrenal es modelo de los hombres terrenales; como es el celeste modelo de los hombres celestes. 15,49: Así como hemos llevado la imagen del hombre terrestre, llevaremos también la imagen del celeste. – Palabra de Dios


¿Qué quedará de nosotros después de la muerte: ¿solo nuestra parte espiritual (seremos fantasmas evanescentes, como un zombi) o tendremos un cuerpo? Y, si tenemos un cuerpo, ¿será lo mismo que tenemos hoy? Ese fue un tema muy debatido en la época de Jesús.


Pablo inicialmente compartió las opiniones de sus maestros, los fariseos, y afirmó que, en el fin del mundo, todos habrían recuperado el cuerpo que tenían en este mundo (cf. 1 Tes 4,14-17).


Esta idea judía de la resurrección presenta dificultades considerables: es difícil entender cómo Dios puede dejar que una persona muera y luego resucitar el mismo cuerpo. ¿Qué sentido tendría? Sería burlarse de la gente. Entonces, ¿cómo es posible recuperar un cuerpo ya disuelto en polvo durante tanto tiempo? ¿Y qué cuerpo se recuperaría? ¿El de nuestra juventud, o el de nuestra vejez, feo, enfermizo como generalmente están en el punto de la muerte?


A la luz de la resurrección de Jesús, Pablo entiende mejor el significado de la visión cristiana de la vida eterna. Escribiendo a los corintios, dice que no es este cuerpo material el que resucita. Cada persona recibirá de Dios un cuerpo espiritual. Él no resucita sólo una parte de nosotros; es toda nuestra persona la que entra en la gloria del cielo, pero con un cuerpo completamente diferente al que tenemos en este mundo. Un cuerpo no hecho de átomos y moléculas.


Para explicar con más detalle, Pablo hace una comparación: la semilla, dice él, se coloca en el suelo y desaparece; es como si estuviera muerta, pero, después de algún tiempo, reaparece en una nueva forma de vida (1 Cor15,35-44). Mirando el árbol, ¿quién reconocería la semilla de la cual se originó? Esto es lo que le sucede al hombre: su cuerpo material (… que a veces queda golpeado como el núcleo seco de una fruta) se deja en el suelo. Él, en cambio, “resucita” en el mundo de Dios para una vida diferente. No arrastra detrás del cuerpo que tenía, renace con un cuerpo incorruptible, un cuerpo que no necesita comer ni dormir; un cuerpo que no sufre, no se enferma y ya no puede experimentar la muerte.


En la lectura de hoy, el apóstol dice que esta transformación no es el resultado de un poder natural del hombre, similar al que la semilla tiene dentro de sí misma. Es la obra del Espíritu dada en el bautismo; el Espíritu que, al hacer que Jesús resucite de entre los muertos, también nos resucitará. Entonces, como hemos llevado en nosotros la imagen de Adán, el hombre terrenal y mortal, recibiremos la semejanza con Cristo, la cabeza de la nueva humanidad.


La lectura nos invita a reflexionar sobre el principal enigma del hombre: la muerte. Si ella es el momento en que uno pasa de este mundo al de Dios, si marca el nacimiento de la nueva forma de vida, entonces no debe considerarse una desgracia, sino la buena complementaridad de nuestra existencia en este mundo.



 

Evangelio: Lucas 6,27-38

6,27: En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: A ustedes que me escuchan yo les digo: Amen a sus enemigos, traten bien a los que los odian; 6,28: bendigan a los que los maldicen, recen por los que los injurian. 6,29: Al que te golpee en una mejilla, ofrécele la otra, al que te quite el manto no le niegues la túnica; 6,30: da a todo el que te pide, al que te quite algo no se lo reclames. 6,31: Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes. 6,32: Si aman a los que los aman, ¿qué mérito tienen? También los pecadores aman a sus amigos. 6,33: Si hacen el bien a los que les hacen el bien, ¿qué mérito tienen? También los pecadores lo hacen. 6,34: Si prestan algo a los que les pueden retribuir, ¿qué mérito tienen? También los pecadores prestan para recobrar otro tanto. 6,35: Por el contrario amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa y serán hijos del Altísimo, que es generoso con ingratos y malvados. 6,36: Sean compasivos como es compasivo el Padre de ustedes. 6,37: No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados. Perdonen y serán perdonados. 6,38: Den y se les dará: recibirán una medida generosa, apretada, sacudida y rebosante. Porque con la medida que ustedes midan serán medidos. – Palabra del Señor


Después de proclamar benditos a los discípulos porque son pobres, tienen hambre, lloran, son perseguidos, Jesús se dirige a las multitudes que lo escuchan y enuncia un principio impactante: “Ama a tus enemigos, haz el bien a los que te odian … y ora por los que te tratan mal” (vv. 27-28). Cuatro imperativos: amar, hacer el bien, bendecir, ¡orar! Eso no deja ninguna duda sobre cómo debe comportarse un cristiano ante el mal. Son la evidencia inequívoca que Jesús rechaza, en los términos más fuertes, el uso de la violencia.


Contra los culpables reaccionamos instintivamente con la agresión. Creemos que, “haciéndole pagar”, se restablece la justicia y todos reciben una lección en la vida. Jesús no está de acuerdo con soluciones tan apresuradas. Repudia el uso de la violencia porque esto nunca mejora las situaciones. Esto lo complica aún más y no ayuda a los malvados a mejorar. Lo aplasta, desencadena el odio y despierta el deseo de venganza. La violencia puede ser capaz de eliminarla, pero no de salvarla. La única actitud que crea lo nuevo es el amor.


Hay cristianos que reconocen, muy honestamente, que al intentarlo, lograron amar a quienes les causaron daños irreparables: aquellos que los han difamado, han arruinado su carrera y destruido la serenidad y la paz en su familia –que puede suceder– cuando alguien mata a un miembro de la familia.


Jesús no exige que nos hagamos amigos de quienes nos hacen daño. Ni siquiera sintió simpatía por Anás y Caifás, los fariseos, por Herodes al que apodó “zorro” (Lc 13,32), ni por Herodías que mató al Bautista (Mc 6,14-29). La simpatía está más allá de nuestro control; no puede ser mandada, surge espontáneamente entre personas que se respetan, que están sintonizadas entre sí.


El Maestro pide amar, eso no es mirar a los propios derechos, sino a las necesidades del otro.


No es suficiente no responder al mal con el mal, con un insulto al daño. Uno tiene que controlarse para aceptar a los demás. Es imprescindible hacer siempre el primer paso para llegar a alguien que nos hizo el mal, para ayudarlo a salir de su difícil situación.


No es fácil. Por eso se recomienda la oración. Solo la oración desata la agresión, desarma el corazón, comunica los sentimientos del Padre que está en el cielo, da la fuerza que proviene del amor de Dios. La oración por el enemigo es el punto más alto del amor porque presupone un corazón dispuesto a purificarse de todas las formas de odio. Cuando uno se pone delante de Dios, no puede mentir. Uno solo puede pedirle que se llene con el bien al que hace el mal, y cuando uno se las arregla para orar de esta manera, el corazón está en sintonía con el corazón del Padre que está en el cielo, quien solo puede pedir que llenemos con deseos de bien al que está dolido, y cuando puedes orar así, tu corazón está en sintonía con el del Padre que está en el cielo “que hace que su sol salga sobre los malos y los buenos, y que llueve tanto a los justos como a los injustos” (Mt 5,45).


En la segunda parte del pasaje, Jesús explica su solicitud con cuatro ejemplos concretos: “Al que te golpee en una mejilla, ofrécele la otra, al que te quite el manto no le niegues la túnica; da a todo el que te pide, al que te quite algo no se lo reclames” (vv. 29-30).


A los discípulos no les está prohibido exigir justicia, defender su propio derecho, proteger sus propiedades, honor y vida. No son cobardes que toleran la opresión, el abuso de poder, el hostigamiento hacia los débiles.


El amor no significa aguantar en silencio, sin reaccionar.


El cristiano está muy activamente comprometido a poner fin a la injusticia, la intimidación y los robos. Para restablecer la justicia, rechaza los métodos condenados por el Evangelio. No recurre a las armas, a la violencia, a la falsedad, al odio, a la venganza. “Él no paga el mal con el mal …. Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; Si tiene sed, dale de beber …. No permitas que el mal te derrote, sino vence al mal con el bien (Rom 12,17-21). Cuando uno no puede restaurar la justicia con medios evangélicos, lo que queda para el cristiano es tener paciencia. Esta virtud indica la capacidad de soportar, resistir bajo un peso pesado. Cuando el único camino que queda abierto es lastimar a un hermano, uno que es capaz de soportar el peso de la injusticia se muestra un discípulo de Cristo.


El pasaje continúa con la llamada regla de oro: “Traten a los demás como quieren que ellos los traten a ustedes” (v. 31). No significa que debemos tomar nuestro egoísmo como una medida de bien por actuar. Jesús solo da un sabio consejo sobre qué hacer para ayudar a los que están en dificultades. Él sugiere que nos hagamos esta pregunta: si estuviéramos en su condición, ¿qué nos gustaría que otros hicieran por nosotros? ¿Cómo nos gustaría ser ayudados? ¿Seríamos felices si nos atacaran, nos humillaran y usasen violencia contra nosotros? Seamos honestos cuando exigimos justicia por un mal sufrido. A menudo no buscamos el bien del otro, solo pensamos en vengarnos. Observamos por ejemplo cómo, frente a un delincuente, el comportamiento del juez es diferente al de la madre. El primero emite su juicio sobre la base de un código y desea restablecer el estado de derecho; el segundo pasa por arriba a todos los códigos, se guía por su amor y solo piensa en recuperar al hijo.


En los siguientes versículos (vv. 32-34), Jesús considera tres casos de personas “justas”: aman a quienes los aman, hacen bien a aquellos de quienes reciben bien y hacen préstamos y luego son retribuidos. Estas son personas que hacen buenas obras, sin duda, pero su comportamiento aún puede ser dictado por el cálculo, buscando una ventaja.


La expresión “¿qué mérito tienes?”, repetida tres veces en estos versículos traduce erróneamente el griego original. Es el texto paralelo de Mateo el que habla de “méritos” (Mt 5,46). Lucas elige en cambio, y con mucha finura, otro término; dice: ¿dónde está tu gracia, es decir, qué haces gratis? Es la propina que caracteriza la acción del cristiano y que nos permite identificar, inequívocamente, a los hijos de Dios.


Jesús continúa: “Ama a tus enemigos” (v. 35). Aquí indica la situación privilegiada en la que es posible manifestar amor gratuito. Aquí tocamos el pináculo de la ética cristiana.


La propuesta de Jesús fue preparada por algunos textos del Antiguo Testamento: “Si ves que el buey o el asno de tu enemigo se extravían, devuélvelo. Cuando veas a un burro de un hombre que te odia caer bajo su carga, no pases de largo, ayúdalo” (Ex 23,4-5; cf. Lev 19,17-18.33-34).


Incluso los sabios paganos dieron consejos similares. Recordamos a los famosos de Epicteto: “Si te golpean como a un burro, haz como el burro, que al ser golpeado, ama a quien lo golpea como padre de todos, como a un hermano”; y Séneca: “Si quieres imitar a los dioses, haz bien también a los ingratos, porque el sol también se levanta sobre los impíos”.


Al parecer, las declaraciones de los filósofos estoicos mencionados anteriormente parecen idénticas a las del Evangelio; en realidad, responden a una perspectiva radicalmente diferente.


“Haz el bien y presta sin esperar nada en cambio”, sugiere Jesús (v. 35). Y esta recomendación excluye toda búsqueda de una ventaja propia, incluso espiritual.


A diferencia de la de los estoicos que no actuaban por el bien de los demás, sino que buscaban el logro de la paz interior, de la imperturbabilidad, del completo dominio de sí mismos, el discípulo no se deja tocar por ningún pensamiento egoísta, ninguna complacencia, ninguna búsqueda de gratificación personal. Ni siquiera piensa acumular méritos para el cielo. Ama y cede en pura pérdida.


¿Qué recompensa recibirán aquellos que son guiados por este amor desinteresado?


“¡Será genial!”, esponde Jesús. ¿Tendrán un lugar mejor en el cielo? No, mucho más: “Así será grande su recompensa y serán hijos del Altísimo, que es generoso con ingratos y malvados (v. 35). Este será el premio: la similitud con el Padre, su propia felicidad, experimentando, ya en esta tierra, la alegría inefable que experimenta en amar sin esperar nada a cambio.


El pasaje termina con la exhortación a los miembros de la comunidad cristiana para que hagan visibles ante los ojos de los hombres, el rostro del Padre celestial (vv. 36-38).


En el Antiguo Testamento, Dios se presenta a sí mismo con las siguientes palabras: “El Señor es un Dios compasivo y clemente, rico en bondad y lealtad” (Ex 34,6).


El primer rasgo de la misericordia es que no debe identificarse con la compasión, la tolerancia, el perdón por las ofensas. Misericordioso significa, en lenguaje bíblico, ser sensible al dolor, a las desgracias y a las necesidades de los pobres y desafortunados. Dios no solo siente esta emoción, sino que interviene realizando acciones de amor y salvación.


Jesús invita a sus discípulos a cultivar sentimientos e imitar las acciones del Padre que está en el cielo. Con dos prohibiciones (no juzgar, no condenar) y dos advertencias positivas (perdonar, dar), también explica cómo imitar la conducta del Padre. Quien está en sintonía con los pensamientos, sentimientos y comportamiento de Dios no pronuncia las oraciones de condena contra el hermano. El Padre, que conoce los corazones, no lo hace ni lo hará ni siquiera al final de los tiempos. Quien tiene una mirada tan penetrante como la suya, quien ve a una persona como la ve el Padre del cielo, no condena a nadie. “¿Cómo podré dejarte? Me das un vuelco el corazón, se conmueven mis entrañas” (Os 11,8) y se compromete de todas las maneras para que vuelva a la vida.


En consecuencia, podríamos resumir el mensaje del Evangelio diciendo que hay tres categorías de personas: en el peldaño más bajo están los malvados (aquellos que, aunque reciben el bien, hacen el mal); más altos son los justos (aquellos que responden al bien con el bien y el mal con el mal); finalmente hay quienes responden al mal con el bien. Sólo ellos son hijos de Dios y reproducen en sí mismos el comportamiento del Padre.




Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy: http://www.bibleclaret.org/videos



Fernando Armellini


P. Fernando Armellini es un misionero italiano experto en biblia. Con su permiso, hemos comenzado a traducir del italiano sus Reflexiones Dominicales con comentarios a las tres lecturas.



Sunday Reflection


Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy