Celebrating the Word of God

Comentario de las lecturas

Conversión de San Pablo – 25 de enero de 2020



Guíame, Señor


Introducción

Quienquiera que entre en Damasco por la puerta oriental, llega a la Calle Mayor. Es el antiguo ‘decumano’ (en la antigua Roma, la puerta principal de un campamento militar, que mira hacia el enemigo y cerca de donde estaba estacionada la décima cohorte de la legión) que, de este a oeste, cruza toda la ciudad. Ha mantenido el nombre dado por los romanos hasta hoy.

El autor del libro de los Hechos recuerda que la casa donde se recibió a Pablo, después de recibir la revelación del Cielo, estaba en este camino (Hch 9,11). No nos estaba dando una información trivial sino comunicando un mensaje. El camino: una imagen que se usa a menudo en la Biblia para indicar una elección de estilo de vida.

Al Dios de Israel no le gusta transigir, por lo que él le propuso a su pueblo una elección irreversible: “Mira, hoy pongo delante de ti la vida y la felicidad, la muerte y la desdicha. Si obedeces los mandatos del Señor, tu Dios…te bendecirá” (Dt 30,15). Al llegar a una encrucijada, uno tiene que elegir: ya sea una carretera o la otra.

“Sus caminos son justos” (Dt 32,4), pero ¿cómo descubrirlos? Están lejos de los nuestros "como el cielo lo está de la tierra" (Is 55,9).

Ansioso por encontrarlos, el salmista estaba suplicando: "Señor, hazme conocer tus caminos" (Sal 25,4). Jesús también regresó a esta imagen: “Porque ancha es la puerta y ancho es el camino que conduce a la destrucción. Qué estrecha es la puerta que conduce a la vida" (Mt 7,13-14) y se identificó a sí mismo como "el camino" (Jn 14,6).

Conscientes de haber encontrado en Jesús el camino de la vida, a los primeros cristianos les encantaba identificarse como "los del camino".

Cuando caminó hacia Damasco, Pablo estaba decidido a "arrestar y llevar a Jerusalén a un hombre o una mujer perteneciente al Camino" (Hch 9,2). Estaba convencido de estar en el camino correcto, de recorrer los caminos rectos, los marcados por la Torá y las tradiciones sagradas de su pueblo. Anclado obstinadamente a sus propias convicciones religiosas, ni siquiera le conmovió la duda de que algunas de sus ideas y algunas de sus elecciones serían cuestionadas.

Estaba lleno de celo, generoso, dispuesto incluso a dar su vida por la causa en la que creía. Sin embargo, como todos los fanáticos, era intolerante con aquellos que pensaban de manera diferente. No hizo preguntas; alimentó sólo certezas.

Solo una luz del cielo podía disolver la densa oscuridad en la que estaba inmerso. En Damasco, lo llevó a la calle llamada Calle Mayor, donde la comunidad de seguidores del Camino lo acogería y lo cambiaría de perseguidor a apóstol de los gentiles.


* Para interiorizar el mensaje, repetiremos:
“Guíame, Señor, en tus caminos, guíame por el camino correcto”.





Primera Lectura: Hechos 9,1-22

"He visto al Señor, se me apareció, también se mostró a mí". Con este lenguaje bíblico, Pablo habla de su encuentro con el Resucitado (1 Cor 9,1; 15,6-8). ¿Realmente sucedió en el camino a Damasco?

Con un puñado de guardias del templo, Pablo abandona Jerusalén y, a toda velocidad, se apresura hacia la capital siria para arrestar a los discípulos del Señor. Está casi a las puertas de la ciudad cuando una luz brillante lo golpea, lo arroja de la silla y cae al suelo.

Esta es la imagen dramática de la "conversión" de Pablo que tenemos en mente y que los artistas han representado. Sin embargo, en el texto de Hechos, no se menciona al caballo ni a la escolta militar. Los compañeros de viaje que, en algún momento, toman al apóstol de la mano y lo llevan a la ciudad, no son soldados, sino personas que casualmente se encontraron con él a lo largo del camino.

Para captar el mensaje del pasaje, comenzamos a sacar de la escena los caballos asustados y las armas que no tienen nada que hacer aquí y distraen la atención de los detalles realmente importantes: la luz y la voz del cielo, la ceguera y la recuperación de la vista.

La conversión de Pablo ha sido un momento definitorio en la vida de la iglesia primitiva. Es a partir de la incansable actividad de este apóstol que surgieron numerosas y fervientes comunidades cristianas en Chipre, Asia Menor, Macedonia y Grecia. Es por eso que el autor del libro de los Hechos de los Apóstoles se refiere no una, sino tres veces al evento que ocurrió en el camino a Damasco. Lo que se propone en la lectura es el primero, los otros se narran en Hechos 22,4-16; 26,9-18.

Si comparamos estas tres historias, nos sorprende el hecho de que, aunque fueron escritas por el mismo autor, en varios lugares se contradicen entre sí. El pasaje de hoy dice que los compañeros de Pablo en el viaje se quedan sin palabras; escuchan la voz, pero no ven a nadie (Hch 9,7). Si leemos el discurso que el apóstol dirigió a los judíos de Jerusalén, se nos dice: "Los hombres que estaban conmigo vieron la luz, pero no entendieron la voz de quien me hablaba" (Hch 22,9).

Al continuar navegando por el libro de los Hechos, encontramos la tercera versión. Todavía es Pablo quien narra: "En el camino ... vi una luz del cielo, más brillante que el sol, que me deslumbró a mí ya quienes me acompañaron. Todos nos caímos al suelo y escuché una voz que me decía en hebreo: "... En vano pataleas contra el aguijón" (Hch 26,13-14).

En este punto, se convierte en una tarea ardua establecer quién ha visto, oído y caído. Se trata, claro está, de inconsistencias menores, sin embargo, existen. Son la clara invitación del autor a no leer superficialmente el episodio. Se trata casi de una simple noticia. Usando el lenguaje bíblico, él propone una meta más alta que darnos información.

Nos introduce en la situación interna de Pablo, el perseguidor fanático, cuando un día fue sorprendido e inesperadamente iluminado desde el Cielo. Hizo el descubrimiento que cambió radicalmente su vida. Dios le hizo entender la verdadera identidad de Jesús: el que había sido rechazado por la institución, el condenado y ejecutado, era el Elegido.

En sus cartas, Pablo a menudo se refiere a la experiencia en el camino a Damasco. El recordatorio más importante se encuentra en la Carta a los Gálatas: “Sin duda han oído hablar de mi anterior conducta en el judaísmo: Violentamente perseguía a la Iglesia de Dios intentando destruirla; en el judaísmo superaba a todos los compatriotas de mi generación en mi celo ferviente por las tradiciones de mis antepasados. Pero cuando [Dios,] quien me apartó desde el vientre materno y me llamó por su mucho amor, quiso revelarme a su Hijo para que yo lo anunciara a los paganos” (Gál 1,13-16).

Lo que no se menciona aquí, como tampoco en las otras cartas, son los fenómenos extraordinarios. No habla de caballos y soldados, sino que también desaparecen todos los demás detalles aparentemente prodigiosos: el destello deslumbrante, la caída en el suelo y la voz misteriosa.

En sus cartas, todo es muy sobrio y realista. El apóstol no especifica cómo sucedió su encuentro con Cristo. Simplemente enfatiza que el descubrimiento del Señor sucedió como un regalo gratuito del Padre. Fue el Padre quien le reveló el Hijo y le confió a Pablo la misión de anunciarlo entre los paganos.

Desde ese día su vida ha sufrido un cambio radical. Antes, conocía a Jesús en la carne (2 Cor 5,16), es decir, según lo entendía la gente. Más tarde, lo reconoció como el Mesías y, desde ese momento, todo lo que constituía para él un título de gloria se convirtió en "basura" (Fil 3,7-10).

Educado en las estrictas tradiciones religiosas de sus antepasados, había asimilado los criterios para el juicio de este mundo y de la institución judía. Estaba convencido de que Jesús era un blasfemo, un hereje que predicaba un Dios diferente al de los rabinos. Jesús enseñó que Dios es un Padre que ama indistintamente a los malvados y justos, que ve a todas las personas a sus hijos y recibe en su casa lo malo y lo bueno para el banquete de bodas (Mt 22,10).

¿Cómo llegó Pablo a este repentino impacto que lo convirtió de feroz perseguidor en apóstol? Estaba abrumado por la luz del cielo, pero, nos preguntamos, ¿era una luz material o, como es más probable, una iluminación interior? Y si es así, ¿a quién usó el Señor para lograr esta conversión tan inesperada e impredecible como para que todos la reconozcan como prodigiosa?

La luz de la fe, aclara el pasaje de hoy, ha llegado al corazón de Pablo a través de la voz de ese Jesús a quien persiguió, un eufemismo que indica claramente las comunidades cristianas perseguidas.

La voz que escuchó Pablo no fue más que el valiente testimonio de aquellos que habían venido antes que él para creer en el Resucitado. Es probable que, durante el viaje de Jerusalén a Damasco, un discípulo del Señor, conocido por Pablo "por el camino", haya llevado a la fe del perseguidor, pasando de la oscuridad a la luz.

A través de este discípulo que Pablo persiguió, se presentó a Pablo y le habló sobre el Resucitado.

La luz radiante, cayendo al suelo, el diálogo con la voz misteriosa ... son imágenes utilizadas en la Biblia para describir, con un lenguaje realista, la experiencia interior del encuentro con Dios (cf. Dn 8,18; 10,7-10).

Varios detalles de nuestra historia parecen tomados en bloque del libro de los Macabeos, donde se cuenta la leyenda de que Heliodoro fue enviado por el rey Seleuco para saquear el templo en Jerusalén. Al llegar frente a la sala del tesoro, se enfrentó a un caballero vestido magníficamente con un traje de armadura. Cayó al suelo, fue golpeado por una ceguera total y tuvo que ser sacado de ese lugar. Fue salvado por la intercesión del sumo sacerdote Onías y finalmente se convirtió al Señor (2 Mac 3).

¡Demasiadas similitudes! Es difícil evitar la idea de que el autor del libro de los Hechos tomó prestadas estas imágenes para transmitir su mensaje. La imagen de la ceguera y luego las escamas que caen de los ojos se encuentran en la historia de Tobit (Tb 11,12ss). En nuestra historia, indican el apagón y la posterior iluminación operada en Pablo por el mensaje del Evangelio. La Palabra del Señor Jesús oscureció en él el brillo efímero de la realidad de este mundo y abrió sus ojos a la verdadera luz, lo que le permitió captar claramente los inescrutables diseños de Dios.

Pablo fue "convertido". No cerró su corazón a la luz de Cristo cuando brilló en sus ojos. Incluso si le costaba admitir sus propios errores, revisando toda su vida, se dio cuenta de que, hasta entonces, había estado envuelto por la oscuridad.

Su propio celo religioso no era más que fanatismo ciego. Él lo reconocerá y le escribirá a Timoteo: “Yo había sido un blasfemo, un perseguidor y un enemigo rabioso. Sin embargo, Él tuvo compasión de mí porque yo lo hacía por ignorancia y falta de fe. Y así nuestro Señor derramó abundantemente su gracia sobre mí y me dio la fe y el amor de Cristo Jesús. Este mensaje es de fiar y digno de ser aceptado sin reservas: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (1 Tim 1,13-15).

Incluso para nosotros, la conversión no es una "marcha atrás", sino "hacer una vuelta en U". A nadie le gusta revivir su pasado; los errores cometidos permanecen, no pueden borrarse, pero pueden ser redimidos por un cambio radical, una transformación radical de la manera de ver y juzgar, trabajar y amar. Este cambio de dirección de la vida se produce cuando, como sucedió con Pablo, nos dejamos iluminar por la palabra del Evangelio, que nos llega a través de los hermanos y hermanas de la comunidad, nuestros compañeros de viaje "en el camino".

El Señor abrió los ojos de Pablo para que él también pudiera "abrir los ojos de las naciones para que se convirtieran de la oscuridad a la luz" (Hch 26,18).

Es una maravilla que hoy el Señor quiere también repetir en cada uno de nosotros.


Evangelio: Marcos 16: 15-18


La última página del Evangelio de Marcos nos presenta una gran escena: el Cristo resucitado se aparece ante los once que se reclinan en la mesa. Antes de enviarlos a todo el mundo a predicar el Evangelio, Jesús los reprocha por su incredulidad y dureza de corazón al negarse a creer a quienes lo habían visto después de que él había resucitado (Mc 16,14).

La referencia explícita a las dudas de los discípulos no es marginal y puede sorprendernos. ¿Cómo es posible, nos preguntamos, que, después de ser testigos de las repetidas manifestaciones del Resucitado, sigan siendo incrédulos, duros de corazón y ni siquiera confíen en aquellos que ya han visto al Señor?

No es de extrañar: el camino de la fe implica luchas internas, preguntas, momentos oscuros e incertidumbres. Creer es una opción exigente. Fue para los Once y también para Pablo que, solo a tientas y acompañado de la mano por otros viajeros, llegó a la Calle Mayor en Damasco.

¿Puede el discípulo en cuya mente aún surgen dudas ser un predicador convencido del evangelio de Cristo?

La primera parte del pasaje del Evangelio (v. 15) responde a esta pregunta. Solo los Once, los incrédulos, los de corazón duro, son elegidos por el Señor resucitado para que sean sus testigos. La misión de ir a todo el mundo a predicar a Cristo les es confiada.

Pablo también ha luchado mucho antes de llegar a la fe. Más tarde, mientras experimentaba momentos de decepción y desaliento, ha llevado a cabo con determinación y perseverancia la misión a la que estaba destinado (Hch 9,5-16).

Alguien ha tratado de cuantificar la cantidad de kilómetros que Pablo viajó en sus viajes apostólicos para llevar el Evangelio a los confines del mundo conocido. Calcularon 1000 km para el primer viaje, 1400 para el segundo, 1700 para el tercero. Si el apóstol pudo realizar su sueño de llegar a España (Rom 15,24), entonces el kilometraje podría duplicarse.

El apóstol ha dejado una impresionante lista de momentos dramáticos vividos en estos viajes: “Tres veces me azotaron con varas, una vez me apedrearon; tres veces naufragué y pasé un día y una noche en alta mar. Cuántos viajes, con peligros de ríos, peligros de asaltantes, peligros de parte de mis compatriotas, peligros de parte de los extranjeros, peligros en ciudades, peligros en descampado, peligros en el mar, peligros por falsos hermanos" (2 Cor 11: 25-26).

En la Iglesia primitiva, no todos se dieron cuenta inmediatamente de la voluntad del Maestro de permitir que la proclamación del Evangelio llegue a todas las naciones. La idea universalista ha luchado por establecerse; los apóstoles mismos han dudado en administrar el bautismo a los gentiles, ya que estaban convencidos de que la salvación y las bendiciones prometidas a Abrahán estaban reservadas para los judíos. Incluso preguntaron si estaba permitido entrar a las casas y sentarse a la mesa de los incircuncisos.

A diferencia de ellos, inmediatamente después de su conversión, Pablo tenía ideas claras. Comprendió que la comunidad cristiana no podía permanecer cerrada dentro de los estrechos límites de la institución judía; tuvo que disolver los amarres y embarcarse audazmente en el mar abierto en el mundo.

Él ha dedicado su vida a anunciar la Buena Nueva a los gentiles. Hay una indicación que puede parecer sorprendente en el mandato del Señor: el Evangelio debe predicarse a toda criatura (v. 15).

Las criaturas inanimadas también son indicadas por los resucitados como recipientes de salvación. Pablo demuestra haber comprendido el significado de este orden cuando invita a cultivar la esperanza de la redención no solo de las personas sino de toda la creación. Para los cristianos de Roma, escribe: "Toda la creación está esperando ansiosamente el nacimiento en la gloria de los hijos de Dios ... porque incluso el mundo creado será liberado de este destino de la muerte" (Rom 8,19-21).

Una espiritualidad del pasado, inmersa en la cultura griega de la antropología bíblica, no dio la debida importancia a la relación íntima que une la humanidad a la creación, a la madre tierra y todos sus hijos: al agua que fluye en los arroyos y al césped de campo, Las flores, los árboles cargados de frutas, los animales del bosque y luego el sol, los cometas y las estrellas que brillan en el firmamento. No se nos dice que la creación volverá a la nada, sino que todo se transformará en la realidad última y misteriosa a la que tienden todos los seres que Dios ha llamado a la existencia.

Desafortunadamente, en la creación que el Señor nos había confiado, intervino el pecado que trastornó el plan de Dios y esclavizó a las criaturas inanimadas del mal y la muerte.

El mensaje del Evangelio tiene en sí mismo una fuerza irresistible, el Espíritu del Señor, que transforma los corazones de piedra en corazones de carne (Ezk 36,26-27), abre las mentes a la comprensión del plan de Dios para el mundo y comunica el impulso. comprometerse a llevarlo a buen término.

Sin embargo, escuchar el Evangelio no es suficiente. Jesús resume la respuesta de Dios en dos verbos que Dios espera de nosotros: creer y ser bautizados (v. 16).

Pablo indica el camino para alcanzar la salvación en un texto famoso de la Carta a los Romanos: “Si confiesas con la boca que Jesús es Señor, si crees de corazón que Dios lo resucitó de la muerte, te salvarás. Pero, ¿cómo lo invocarán si no han creído en él? ¿Cómo creerán si no han oído hablar de él? ¿Cómo oirán si nadie les anuncia? ¿Cómo anunciarán si no los envían? Como está escrito: ¡Qué hermosos son los pasos de los mensajeros de buenas noticias! Sólo que no todos responden a la Buena Noticia. Isaías dice: Señor, ¿quién creyó nuestro anuncio? La fe nace de la predicación, y lo que se proclama es el mensaje de Cristo” (Rom 10: 9, 14-17).

Para conocer a Cristo y su propuesta, es necesario, sobre todo, el anuncio; Luego viene la creencia y luego el bautismo, primero y un signo decisivo que sucede en su adhesión a Cristo.

Pablo fue "un instrumento elegido" para asentar, con su predicación, el fundamento sólido en el que se basa la fe. Escribiendo a los corintios, aclara así el ministerio al que fue llamado: "Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a proclamar su Evangelio" (1 Cor 1,17).

En la última parte del pasaje (vv. 17-18), el Resucitado enumera cinco signos maravillosos que ocurrirán para aquellos que creerán en él. Algunas de estas señales parecen bastante extrañas: nunca fueron hechas por nadie, ni siquiera por Jesús.

Marcos escribió su Evangelio para cristianos que conocían las Escrituras, que podían interpretar el simbolismo bíblico y captar las referencias al texto del Antiguo Testamento.

En la promesa del Resucitado, recogerán serpientes, escucharán de inmediato resonar las palabras seguras del salmista dirigidas a los justos atrapados por los enemigos: "Caminarás entre leones y víboras, pisotearás cachorros y dragones” (Sal 91,13).

Para los discípulos, el mensaje de estas imágenes es claro: no deben temer a los malvados porque el poder divino, el Espíritu, que recibieron del Resucitado los convierte en vencedores invulnerables y seguros.

También perciben la referencia a la profecía de Isaías: "El león morará con el cordero, el leopardo descansará al lado del niño y el niño pondrá su mano en la guarida de la víbora" (Is 11,6-8). Saben que el profeta no se refería al cambio de la naturaleza agresiva y peligrosa de las bestias, sino a las luchas y las enemistades que existen en el mundo. En el reino de Dios, no habrá lugar para la hostilidad, la rivalidad y la agresión mutua.

En las promesas del Señor resucitado, los cristianos de las comunidades de Marcos comprenden las buenas nuevas: comenzó el nuevo mundo prometido en las Sagradas Escrituras.

Las enfermedades de las mentes y los corazones desviados por las pasiones se curarán y también todo lo que es una disminución de la vida —la miseria, el dolor, el hambre, la ignorancia, la discriminación— tiene sus días contados: se ganará con el trabajo —la imposición de manos— de los discípulos.

La gente de hoy espera que el anuncio del Evangelio vaya acompañado de signos, hechos que demuestren, irrefutablemente, que el nuevo mundo nace. Si la proclamación del cristiano no es capaz de transformar a la sociedad, si no logra poner fin a la lucha, a las guerras, a los abusos, si no construye la paz, la gente no creerá que el Señor ha resucitado.

Desde que lo acompañaron a la Calle mayor, Pablo no se ha alejado del camino marcado por Cristo. Fue sin duda el más activo, el más comprometido de los apóstoles. Él dice: "Fui ministro de Cristo Jesús para los paganos y sacerdote de la Buena Noticia de Dios, he tenido la audacia de escribirles y de refrescarles su memoria, para que la ofrenda de los paganos sea aceptable y consagrada por el Espíritu Santo” (Rom 15,10). Y por eso pudo contemplar las señales del mundo nuevo en su vida.

Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy en: http://www.bibleclaret.org/videos



Fernando Armellini


P. Fernando Armellini es un misionero italiano experto en biblia. Con su permiso, hemos comenzado a traducir del italiano sus Reflexiones Dominicales con comentarios a las tres lecturas.



Sunday Reflection


Hay un video disponible por el P. Fernando Armellini con el comentario para el evangelio de hoy